Pequeño LdN


Mati y sus mateaventuras, por Clara Grima Ruiz y Raquel Garcia Ulldemolins

Me llamo Matemáticas, pero todos me llaman Mati, se ve que les da menos miedo y les gusta más. Aunque no me veas, estoy en todas partes y te puedo explicar el porqué de muchas cosas que están a tu alrededor. ¿Me acompañas? Tengo dos amigos muy curiosos, Sal y Ven, son hermanos y dueños de Gauss, el perro más listo de todos los perros. Estos dos amiguitos siempre están preguntando cosas y vendrán con nosotros en nuestras aventuras. Las mates de estas historias son cosa de Clara y los dibujos los hace Raquel.

Y ahora también podéis seguirnos en Mati, una profesora muy particular

Ganador del Premio al Mejor Blog en los premios 20Blogs 2011

Ganador del Premio al Mejor Blog de Educación los premios Bitácoras.com 2011

Ganador del Premio PRISMA 2013 al mejor sitio web de divulgación científica

También estamos en tu librería con Hasta el infinito y más allá

ATENCIÓN: NUEVOS CAPÍTULOS EN NAUKAS

Un año: 23 historias

Clara Grima Ruíz y Raquel Garcia Ulldemolins | 19 mayo 2012

—¡¡Eso no vale!! Tú lanzas el coche más lejos porque eres mayor… —Ven estaba un poco harto de que su hermano le ganara en las competiciones de llegar más lejos en el pasillo con los coches.

— Yo estoy tirando con la misma fuerza que tú… Lo que pasa es que mi coche es mejor — Sal siempre picando al pequeño.

— Pues un día lanzaré el coche hasta el infinito… — respondió Ven con ese brillo en los ojos como viviendo ya la hazaña.

— ¡Halaaaaaaa! eso es imposible…

— Chicos, mirad quienes son nuestros primeros invitados — dijo Mati tratando de desviar la conversación

—¡Fis! ¡Scru! —dijeron los lanzadores de coches.

Acababa de entrar su amigo Fis que siempre traía aparatos chulos y divertidos. Y por supuesto detrás de él llegó Scru, su gato. Fis siempre iba con su gato a todos lados porque decía que cuando no lo veía no sabía muy bien ni dónde estaba ni cómo estaba…Locuras de Fis.
Scru se paseó por ahí con la cola bien estirada, olisqueó a los chavales que le acariciaron la cabeza para saludarlo, miró de reojo a Gauss que agitaba la cola como un loco y luego, como siempre, decidió ir a pensar a su cojín favorito.

— ¿Qué hacíais enanos? —preguntó Fis.

— Ven quiere lanzar su coche hasta el infinito, ¿a qué no se puede? — Sal buscaba el apoyo de Fis para dejar zanjada esta discusión.

— Pues nunca lo he pensado… —A Fis siempre le parecían sorprender las preguntas de los chavales — Supongo que si lo empujas todo el rato podrías llegar al infinito. Pero luego hay que volver y el infinito está muy lejos.

— Pero es que no vale empujarlo más allá de esta línea… —Ven estaba empezando a considerar que nunca podría ganar en la competición de lanzamiento de coches.

De repente Fis dio un salto y salió corriendo… Gauss se fue detrás de él porque no podía aguantar la curiosidad. Scru ni abrió los ojos, a saber lo que estaba pensando. Fis volvió al pasillo con un aparato entre las manos… como un carril con muchos agujeritos en su superficie y unos coches que se ponían sobre el carril con una carita sonriente en su centro.

— Vamos a ver si sería posible llegar al infinito sin empujar todo el rato.
Sal enchufó el aparato y Ven notó que salía aire por los agujeritos.

— ¡Que guay Fis! —Los chavales estaban entusiasmados.

Fis empezó a girar unas ruedas que tenía carril ese tan raro y los extremos empezaron a levantarse como un puente levadizo.

— Ven coge un coche de estos y ponlo a una altura, la que tu quieras —le propuso Fis al pequeño —Sal tu tienes que marcar el punto donde está la carita y medir con una regla desde ahí hasta el suelo.

Sonó el timbre y Mati desapareció dejando a los tres muchachos con su experimento. Los niños muy concentrados seguían las instrucciones. Ven mantenía el coche en el carril sujetándolo con dos dedos y Sal dijo:

—23 centímetros, Fis.

— Muy bien. Ven, ahora tienes que soltar el coche sin empujarlo. Sólo suéltalo. Y tú Sal tienes que ponerte en el otro extremo y marcar donde llega la carita sonriente.

Ven, más concentrado que un neurocirujano, soltó el coche y Sal marcó el punto donde había llegado la carita sonriente del coche en el otro extremo del carril.
— ¡¡Fis, son 23 centímetros también!!

Fis giró la rueda del extremo de la derecha y abrió el ángulo un poco más…

— Volvamos a hacerlo —retó a los chicos.

Sal y Ven tomaron posiciones. Ven puso la carita sonriente del coche en la marca anterior a 23 centímetros en el lado de la izquierda. Sal esperando en el otro lado. Y…

— ¡23 centímetros otra vez! —dijo Sal excitado.

— Pero ahora ha recorrido más trozo Fis—los ojillos de Ven brillaban con emoción.

— Sí, eso parece… pero ha llegado a la misma altura que antes.

Estuvieron repitiendo el juego bajando cada vez más el lado de la derecha. hasta que al final estuvo completamente plano.

— Una vez más…—dijo Fis.

En esta ocasión el coche siguió sobre el carril hasta que este se terminó y cayó al suelo.

— Se ha caído… —dijo Ven un poco desanimado.

Fis, sonriendo, les dijo:

— ¿Pero qué pasaría si estuviéramos en el espacio y tuviéramos un carril infinito?

— El coche no pararía nunca, intentaría llegar a subir hasta la altura que los hemos dejado caer pero como no podría seguiría corriendo por el carril para siempre —dijo Sal satisfecho de su conclusión.

— ¡Toma, toma, toma! ¡Cómo mola! Se podría llegar al infinito sin empujar al coche nunca — dijo Ven revolcándose por el suelo lo que hizo que Scru se despertara y se sintiera curioso por el motivo de tanta diversión. Así que se acercó olisqueó el carril y los coches tirados por el suelo y se sentó a mirar qué estaba pasando allí.

— Eso es… —Fis estaba encantado y siguió explicando — Esto que hemos hecho aquí lo ideó un señor llamado Galileo Galilei hace muchos años y demostró que no hay que aplicar fuerzas para mantener un cuerpo en movimiento rectilíneo respecto a un observador. En este caso el observador somos nosotros. Esto lo llaman el Principio de inercia. Fijaos que cuando el coche desciende por el lado de la izquierda gana velocidad y cuando sube por la derecha pierde velocidad hasta llegar a la misma altura de la que había salido. En el trozo plano la velocidad se mantiene constante todo el rato.

— ¿Has oído Sal? Somos observadores… —dijo Ven emocionado.

Sal estaba concentrado en lo que pasaba por su cabeza, seguro que intentando encontrar para qué podría servir todo esto. Fis le revolvió el pelo.

—Es alucinante, Fis —terminó aceptando el gafotas.

—¿Sabéis? Este experimento llevó a Galileo a determinar que el movimiento rectilíneo y uniforme no necesitaba de fuerza alguna para mantenerse —les explicó su amigo Fis — Posteriormente, Newton tomó este principio y construyó la teoría física conocida como mecánica clásica basada en el concepto de fuerzas.

—Yo tengo mucha fuerza, Fis —dijo Ven doblando su brazo en ángulo recto y mostrando su bíceps.

—¡Jajajaja! No lo dudo —le contestó éste —Pero lo que más me gusta de ti no es tu fuerza sino tu curiosidad y tu desparpajo. Y cambiando de tema, enanos, tengo que llevar a Scru al veterinario, últimamente está que no está —continuó Fis. El gato, por supuesto, no estaba nada de acuerdo con eso y puso cara de enfado —¿Me acompañaréis?

—¿Hoy? —preguntó Sal extrañado —Hoy es nuestra fiesta de aniversario…

—¡Sí! —intervino el pequeño —¡Y van a venir muchos invitados!

—Ya, ya lo sé, chicos —Fis les guiñó un ojo —He venido a la fiesta. Al veterinario iremos mañana por la tarde, después del entrenamiento.

—¡Ah, vale! Entonces, sí —respondió Sal.

—Y llevaremos a Gauss —añadió Ven con sonrisa pícara —Que le gusta mucho la chica de la recepción.

—Pero, bueno, ¿venís al salón o qué? —era Mati la que venía a buscarlos —Ya han llegado todos los invitados. Vamos, Gauss, llegaron Sheldon y Penny.

—¿Han venido Elio, Ot y Ula? —Ven estaba saltando sobre sus pies.

—Claro, están todos —respondió la pelirroja.

—Vamos, enanos —dijo Fis y añadió con voz misteriosa —Otro día hablaremos de la Fuerza.

— ¿Como en la Guerra de las Galaxias? —preguntó Ven extasiado.

Fis se echó a reír.

— Mejor, como en el Universo de verdad.

—¡Toma, toma, tooooooooma! —el pequeño adoraba a Fis y no dudaba en mostrarlo.

—¡Ven, está aquí Mister Green! —se escuchó la voz de un Sal alegre y dicharachero desde el salón.

—¡¡¡Voy!!! —dijo Ven corriendo hacia el salón donde se celebraba la fiesta — ¡¡No empecéis sin mí!!

FIN

Pues sí, el pasado lunes 14 de Mayo de 2012 se cumplió un año de la publicación de nuestra primera mateaventura El 1 nunca fue un soldado

Cuando comenzamos a andar estábamos llenos de ilusión y de historias que queríamos compartir con vosotros, nos apetecían mucho estas aventuras. Lo que no podíamos imaginar en ningún momento era la cantidad de amigos y buenos momentos que íbamos a recoger por el camino.

Gracias a todos los que nos habéis acompañado en esta aventura porque, como ya dijeron Clara y Raquel, vuestros comentarios y vuestro cariño han sido el agua más fresca para nuestras cantimploras cuando teníamos sed y la más luminosa de las linternas si oscurecía.

Pues bien, después de recibir tanto de todos vosotros no queríamos dejar pasar esta ocasión para regalaros algo especial. Como nos han contado que muchos niños y no tan niños, están descubriendo lo que molan las mates con nuestras mateaventuras, hemos pensado en invitar a algunos amigos nuestros para que nos descubran como molan otras ciencias. El capítulo de hoy está escrito por un físico que cuenta cuentos, Cuentos Cuánticos. Le llamamos cariñosamente Fis, porque Físico es muy largo, ya sabéis, como Mati en lugar de Matemáticas…

Pero no será el único porque, aunque seguiremos principalmente jugando y disfrutando con las Matemáticas, nuestro amigo Mister Green, en la foto de la fiesta, con bata y camiseta de Saturno, que sabe mucho de Los pilares de la Ciencia, vendrá muy pronto a hablarnos de astronomía y … bueno, ya iremos descubriendo paso a paso… No queremos desvelarlo todo.

Por cierto, el chico con la piña es uno de los chicos de Hablando de Ciencia al que hemos invitado para darle las gracias a él y a todos sus compañeros por su importante labor en el StAS Alicante donde nos lo pasamos tan bien en nuestro stand de Mati y sus mateaventuras.

Ah, y el señor con gafas que nos saluda a la izquierda de Fis es el papá de Sal y Ven que, aunque no salga en las historias es uno de los principales responsables de que éstas puedan aparecer.

Me voy, que me esperan en la fiesta.

¡Muchísimas gracias a todos por todo! ¡Muuuuuuuuuuuuuac!

MATI


Comentarios

  1. Alberto [may 19, 20:12]

    Gracias Raquel y Clara, Clara y Raquel, por todo, por vuestra ilusión, por vuestro saber hacer, por ser como sois. El mundo, por vuestra presencia y por vuestras obras, es un poco mejor.

  2. kaifas [may 19, 20:26]

    felicidades sois para mi también el viento fresco de mis sábados, cada vez espero vuestras aventuras con más impaciencia. Muy bien la incorporación de nuevos personajes…..
    felicidades y gracias a tod@s

  3. Norma [may 19, 20:39]

    Pues que siga la fiesta hasta el infinito y más allá!! Enhorabuena y a seguir creciendo!

  4. Nahúm Méndez Chazarra [may 19, 22:22]

    ¡Muchas gracias por acordarse de mi! Me ha hecho mucha ilusión verme ahí con Chiquita la piña…! Y por supuesto, ¡Felicidades! Y que por mucho tiempo podamos seguir divulgando la ciencia entre niños y mayores :D

  5. MAngeles [may 20, 06:55]

    ¡Qué fiesta más merecida! Muchas felicidades, Mati. Muchas felicidades, Raquel y Clara. Y a los invitados, pues que habéis salido todos muy guapos, aunque a algunos los conozca más que a otros…

    Esperaré impaciente las próximas entradas sobre física, que tengo mucho que aprender.

  6. Elvira [may 20, 17:47]

    Sin duda merecéis la mejor de las fiestas. Felicidades y mucho ánimo para seguir con vuestra fantástica labor. Gracias por compartir con nosotros vuestra ilusión. ¡¡¡¡¡ENHORABUENA!!!!!!

  7. Elena Cobos [may 21, 07:30]

    Fantástico. Esto es cada vez más rico. Felicidades por el cumpleaños y por los estupendos nuevos fichajes. Ilusión!

  8. Ana Municio [may 22, 06:12]

    Muchísimas felicidades! Como sabéis os sigo y recomiendo desde el principio, os felicito por vuestro trabajo y nos felicitamos por poder leeros.
    Os mando un beso muy grande en vuestro cumpleaños y espero con mucha curiosidad y ganas vuestras nuevas aventuras científicas y matemáticas. ¡Me encantan!

  9. Elisa [may 24, 00:56]

    ¡¡¡Felicidades!!! Muchas gracias Mati por todo lo que compartes con los demás

  10. MALENA [jun 8, 03:15]

    HOLA VICENTA TU COMPLEAÑOS FUE LA CAÑA

  11. Juan Bonillo Ruiz [feb 23, 03:43]

    ¡Hola Mati !
    Soy Juan y tengo 9 años, acabo de descubrir tus historias originales para aprender mates y crear curiosidad e intriga en los lectores.Porque en mi cole ,hacen falta tus historias para motivar a mis compañeros que, a la mayoría no les gustan ,es más las odian .¡Ah! Y también soy un gran ilustrador y escritor.

    Bueno te dejo Mati
    Un abrazo
    JUAN

  12. Mia y Vicky [ago 25, 13:57]

    Muy bueno! Nos gusto mucho, es muy creativo y divertido! Gran trabajo. Bien hecho!

Deja un comentario

Recordar

Sobre Pequeño LdN



Archivo:

  • Listado de números
  • Mostrar columna

Créditos:

Un proyecto de Libro de notas

Dirección: Óscar Alarcia

Licencia Creative Commons.

Diseño del sitio: Óscar Villán

Programación: Juanjo Navarro

Mascota e ilustraciones de portada: Antonio G. de Santiago

Desarrollado con Textpattern


Contacto     Suscripción     Aviso legal


Suscripción por email:

Tu dirección de email: