Pequeño LdN


Tecnología para niños, por Francisco Serradilla e Irene

Los mayores no entienden nada… Creen que Google es lo mismo que Internet y que hay ordenadores que no tienen virus porque a los que hacen los virus no les interesa. Creen que un coche eléctrico no contamina y que se ahorra mucho apagando la calefacción por las noches. Incluso creen que la mejor cámara de fotos es la que tiene más megapíxeles. Desde tecnología para niños os vamos a explicar estas y otras cosas, tan clarito que hasta los mayores podrán enterarse. Si es que quieren. Una colaboración de Francisco e Irene Serradilla. Francisco escribe habitualmente en Libro de Notas sobre tecnología y música.

El reloj

Francisco Serradilla e Irene | 9 abril 2011

Como ya hemos dicho en alguna otra ocasión, no toda la tecnología tiene que ser electrónica, aunque en la actualidad muchos inventos que no eran electrónicos lo acaban siendo porque en nuestro mundo actual es más fácil hacer algo electrónico que mecánico.

Una de esas pequeñas maravillas que nos acompañan a todos lados es el reloj.

Para construir un reloj necesitamos algo que oscile (que vaya y venga) siempre a la misma velocidad. Por ejemplo un péndulo. El tiempo que tarda un péndulo en ir y venir sólo depende de lo largo que sea, y no de lo que pese ni de lo que alejemos el péndulo de la vertical. Si no os lo creéis, atad en la punta de un hilo una cosa que pese poco y en otro hilo una cosa que pese más y ponedlas a oscilar.

Por ello los primeros relojes eran de péndulo. Variando la longitud del péndulo se conseguía ajustar el reloj para que no adelantase ni atrasase. Por ejemplo, para que el péndulo hiciera un recorrido completo en 1 segundo. Si conseguimos que por cada ir y venir del péndulo una aguja se mueva un pasito de un segundo, ya tenemos el segundero. Para ello usaremos una rueda dentada que sólo puede avanzar cuando el péndulo esté en un extremo.

Luego, utilizando varios engranajes podemos hacer que por cada 60 vueltas de una rueda otra rueda de 1 vuelta, y así tenemos el minutero. De nuevo, con más engranajes, podemos conseguir que por cada 12 vueltas del minutero otra rueda de una vuelta: esa será la aguja que indica las horas.

El problema de los relojes de péndulo es que no se podían llevar encima, porque si nos movemos el péndulo ya no va bien. Así que para construir relojes de pulsera el péndulo se cambió por la “rueda volante”, que es una rueda con un muelle que gira en un sentido y en otro, pero el resto del mecanismo se basa en la misma filosofía.

Y luego llegó la electrónica. Primero con los relojes de cuarzo, y luego con los digitales.

Los relojes de cuarzo se basan en que si a este material le aplicamos una corriente eléctrica, el cuarzo vibra un número de veces por segundo, como si fuera un péndulo en miniatura. Esta vibración de nuevo se aprovecha para mover las ruedas dentadas y al final las manecillas del reloj.

Pero seguramente os habéis dado cuenta de que me he saltado un tipo de reloj. ¿Hay algo que va y viene todos los días con (más o menos) la misma frecuencia? Pues sí, el Sol. Justamente va y viene una vez al día, ¿verdad? Por eso los primeros relojes que se construyeron fueron de sol, marcando las diferentes horas en la posición donde un palito fijo en la pared proyecta la sombra.

¡Y al Sol no hace falta darle cuerda!

Por tanto, hoy hemos aprendido que

  • Para medir el tiempo hace falta algo que oscile, es decir que vaya y venga a un ritmo determinado
  • Mediante ruedas dentadas y engranajes se consigue que por cada cierto número de oscilaciones una aguja de una vuelta
  • Con más engranajes se consigue que las otras agujas den una vuelta en el tiempo requerido
  • En los relojes de sol lo que da vueltas ¡Es el propio Sol!

    Nota: en los dibujos de hoy ha colaborado Martina Granero Hernández


  • Comentarios

    1. erprimitu [may 26, 02:20]

      Uf este reloj de sol para mi que esta un poco averiado, habrá que llevarlo al relojero para que le ajuste bien los números…
      Pero tiene una cara muy graciosa y hasta se esta fumando un puro.
      ¡¡¡Que chulo!!!

    2. essostre [may 22, 09:13]

      aunque doce minutos no hacen una hora, me parece más importante destacar que no es la vibración del cuarzo la que mueve las agujas del reloj, el cuarzo simplemente le dice al reloj cuándo ha pasado un segundo, pero el reloj se mueve con la energía de una pila. Soy un puñetero, lo sé, me voy a dormir. Chau!

    3. valentina [jun 4, 02:37]

      esta super bna los felicito =)

    4. juan esteban [jun 5, 01:25]

      me gusta mucho los dibujos Y los que lo hicieron tiene mi respeto

    5. TASTI [jun 5, 01:59]

      NOPS QUE SE BA A ACER

    Deja un comentario

    Recordar

    Sobre Pequeño LdN



    Archivo:

    • Listado de números
    • Mostrar columna

    Créditos:

    Un proyecto de Libro de notas

    Dirección: Óscar Alarcia

    Licencia Creative Commons.

    Diseño del sitio: Óscar Villán

    Programación: Juanjo Navarro

    Mascota e ilustraciones de portada: Antonio G. de Santiago

    Desarrollado con Textpattern


    Contacto     Suscripción     Aviso legal


    Suscripción por email:

    Tu dirección de email: