Pequeño LdN


¡Supermédicos!, por Santi Viteri

Científicos, investigadores, sabios y locos. Cada 15 días aprenderemos algo sobre la vida de los hombres y mujeres que descubrieron todo lo que sabemos hoy sobre las enfermedades y cómo funciona el cuerpo humano. Son ¡Supermédicos!. El autor es médico especialista, y tiene una columna sobre salud. Los dibujos son de Matías Elgueta.

Camilo Golgi: "Investigando en la cocina"

Santi Viteri | 15 mayo 2010



Camilo nació en 1843 (o en 1844, nadie lo sabe seguro) en el municipio de Corteno en la región de Lombardía, al norte de Italia. Camilo era un chico muy tímido y humilde. No le gustaba demasiado alardear de lo listo que era, así que casi siempre estaba callado, pensando en sus cosas. Su padre era médico, y a Camilo no le quedó más remedio que estudiar también medicina. La verdad es que no se le daba muy bien tratar con los pacientes, seguramente porque le daba un poco de vergüenza hablar con ellos. Eso sí, había una parte de la medicina que le encantaba: la anatomía (que es la disciplina que se encarga de conocer la forma de todas las partes del cuerpo humano). Le gustaban especialmente el cerebro y los nervios.

Por eso, cuando le hicieron jefe del Hospital de Abbiategrasso en 1872 se buscó un cuarto para hacer sus investigaciones y que le dejaran tranquilo. Curiosamente fue en la antigua cocina del hospital donde se encontraba más a gusto, así que empezó a trasladar poco a poco sus microscopios y sus cachivaches allí. En esa cocina empezó las investigaciones sobre el sistema nervioso que más tarde le darían fama mundial.

Al cabo de unos años se trasladó a Pavía a sustituir como jefe de Anatomía a uno de sus antiguos profesores, El Dr. Bizzozero, que se acababa de jubilar. Lo que Camilo no sabía es que allí conocería a Donna Lina Aletti, la nieta más guapa del profesor Bizzozero y que se acabaría casando con ella.

Con el paso de los años Camilo se convirtió en un excelente profesor. Muchos investigadores querían trabajar con él en su laboratorio porque era paciente y generoso con todos los que querían aprender.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Camilo ya era anciano, pero aún así quiso colaborar con su país y creó un hospital para la recuperación de los soldados heridos en batalla.

Su trabajo más importante fue un método para ver bien las neuronas (las células que componen el cerebro y los nervios) en el microscopio. Camilo descubrió que si las teñía con nitrato de plata, las neuronas se podían estudiar muy bien. Ese trabajo, como decíamos antes, lo empezó en la cocina del Hospital de Abbiategrasso, pero siguió perfeccionándolo toda la vida.

En 1906 el jurado del premio Nobel lo tenía muy difícil. Los trabajos de Camilo para estudiar las neuronas habían sido asombrosos, pero también había otro médico que había hecho grandes descubrimientos relacionados con las neuronas. Este segundo médico era español y se llamaba Santiago Ramón y Cajal. Discutieron durante horas para decidir quién de los dos se merecía más el premio. Como no se pusieron de acuerdo acabaron dándoselo a los dos.

Por cierto, de Santiago hablaremos dentro de 15 días.


Si quieres saber más busca algo sobre:

Lombardía
Abiategrasso
Bizzozero
Pavía
Aparato de Golgi
Neurona


Comentarios

  1. Evelyn Morales [mar 27, 07:00]

    Cual es la relacion del imagen con la historia de Camilo Golgi?

  2. essostre [abr 1, 10:12]

    Pues son neuronas… y están jugando al corro. Es lo que hacen las neuronas cuando bailamos.

Deja un comentario

Recordar

Sobre Pequeño LdN



Archivo:

  • Listado de números
  • Mostrar columna

Créditos:

Un proyecto de Libro de notas

Dirección: Óscar Alarcia

Licencia Creative Commons.

Diseño del sitio: Óscar Villán

Programación: Juanjo Navarro

Mascota e ilustraciones de portada: Antonio G. de Santiago

Desarrollado con Textpattern


Contacto     Suscripción     Aviso legal


Suscripción por email:

Tu dirección de email: