Pequeño LdN


¡Supermédicos!, por Santi Viteri

Científicos, investigadores, sabios y locos. Cada 15 días aprenderemos algo sobre la vida de los hombres y mujeres que descubrieron todo lo que sabemos hoy sobre las enfermedades y cómo funciona el cuerpo humano. Son ¡Supermédicos!. El autor es médico especialista, y tiene una columna sobre salud. Los dibujos son de Matías Elgueta.

Niels Ryberg Finsen: "La luz que cura"

Santi Viteri | 3 abril 2010

Niels nació el 15 de diciembre de 1860 en Thorshavn, capital de las Islas Feroes. Estas islas que pertenecen a Dinamarca se encuentran en el océano Atlántico, entre Escocia e Islandia.

El padre de Niels era islandés y fue una persona muy importante, tanto que acabó siendo presidente de todos los feroeses. Sin embargo, la madre del pobre Niels murió cuando nuestro supermédico tenía sólo 4 años. Casi no tuvo tiempo de conocerla.

De pequeño Niels no era muy buen estudiante, y además en el colegio de Thorshavn había algunos chicos mayores que siempre se estaban metiendo con él porque era flacucho y débil. Sin embargo, cuando se hizo un poco más mayor el padre de Niels lo mandó al instituto a Islandia. Fue todo un acierto, porque allí Niels empezó a sacar muy buenas notas y pudo ingresar en la facultad de medicina de Copenhague, Dinamarca. Durante un tiempo fue profesor de Anatomía, pero poco a poco empezó a interesarse por la investigación.

Lo malo es que el pobre Niels siempre estaba enfermo. Al principio no sabía por qué se cansaba con tanta facilidad. Luego descubrió que tenía una enfermedad muy rara que le estropeaba poco a poco el hígado y el corazón. A pesar de que tenía que tomar muchas medicinas y recibir toda clase de tratamientos médicos, Niels decidió no dejar de trabajar. Al contrario, intentó descubrir algún remedio para su propia enfermedad.

Una de las cosas que se le ocurrieron fue estudiar los efectos positivos de la luz del sol sobre la salud. Había notado que muchos enfermos se sentían mejor si podían salir a broncearse un poco. Él mismo empezó tomar “baños de sol” siempre que podía. Pero claro, si se pasaba de la raya, acababa quemándose. Así que se fue a laboratorio y empezó a hacer toda clase de experimentos con la luz. Incluso invento una lámpara, la lámpara de Finsen, que servía para curar algunas enfermedades de la piel. Niels había descubierto que algunos tipos de luz podían curar y a ese método se le llamó Fototerapia.

Esto de la luz le pareció tan interesante, que se dedicó por entero a estudiar sus efectos y se olvidó de seguir buscando una cura para su propia enfermedad. Hizo algunos descubrimientos tan importantes que le dieron el premio Nobel de medicina en 1903. Lo malo es que por aquel entonces, Niels estaba ya muy enfermo, iba en silla de ruedas y no pudo ir a recoger el premio, pero lo celebró con su familia y sus amigos en casa. Además donó el dinero del premio (50.000 coronas suecas) para que otros científicos siguieran investigando.

En la actualidad la Fototerapia no se usa mucho, pero los descubrimientos de Niels Finsen nos ayudaron a comprender mejor la naturaleza de la luz y sus efectos sobre el cuerpo humano


Si quieres saber más puedes buscar algo sobre…

Islas Feroes
Lámpara de Finsen
Fototerapia
Coronas suecas


Comentarios

  1. santiago viteri [abr 6, 02:59]

    Hoy me he sentado un rato al sol y me he acordado de Niels…

Deja un comentario

Recordar

Sobre Pequeño LdN



Archivo:

  • Listado de números
  • Mostrar columna

Créditos:

Un proyecto de Libro de notas

Dirección: Óscar Alarcia

Licencia Creative Commons.

Diseño del sitio: Óscar Villán

Programación: Juanjo Navarro

Mascota e ilustraciones de portada: Antonio G. de Santiago

Desarrollado con Textpattern


Contacto     Suscripción     Aviso legal


Suscripción por email:

Tu dirección de email: