Pequeño LdN


Muestrario de niñerias, por La Redacción

Esta sección va a ser el rincón tierno y nostálgico del Pequeño LdN. Cada semana intentaremos traeros dibujos hechos por niños, esos dibujos que todos hacíamos a escondidas en clase, o durante la merienda, soñando despiertos. Nuestros colaboradores también fueron niños, y también dibujaban entonces. Aquí veréis esos dibujos que guardan entre el polvo los dibujantes mayores que ahora hacen el pequeño, y muchos invitados sorpresa…

Los dibujitos infantiles de Óscar

Óscar Alarcia | 20 diciembre 2013

Hola. Soy Óscar Alarcia, y he sido el “director” del Pequeño Libro de Notas durante todo este tiempo. Esta sección en concreto, nacida en la pasada temporada, pretendía ser un museo de tiernos dibujitos infantiles, pintados por artistas actualmente consagrados cuando estos eran niños. Al, final, se ha quedado en una pequeña (pero tiernísima) micro-exposición, en la que han querido participar algunos de los colaboradores y amigos de esta página, y también artistas conocidos del mundo del tebeo (sin ir más lejos, el gran Paco Roca, Premio Nacional del Cómic), que amablemente quisieron participar. Otros artistas con los que me puse en contacto, no respondieron, no quisieron participar, no pudieron (tal es el caso del gran Calpurnio, que me explicó que no conservaba ningún dibujo de cuando era pequeño, por un misterioso motivo que explicaría próximamente en un documental) o pospusieron eternamente la cesión de sus dibujitos infantiles, y al final no han tenido ocasión de aparecer. Agradezco a todos los participantes que nos hayan dejado sus cuadros para el museo.

Y para esta última entrega, en un ejercicio de ombliguismo sin precedentes, y aprovechando que esta página web se cierra (y que los vigilantes nocturnos de la galería van a abandonar el edificio) he decidido colgar en las paredes del Muestrario mis propios dibujitos.

El otro día fui de visita a casa de mis padres, y me dieron una bolsa que habían encontrado, llena de fotos, boletines de notas escolares, cuadernos de dibujo e incluso resultados de exámenes médicos del cole. Pero sobre todo, cuadernos llenos de dibujos, que yo fui rellenando durante mi infancia, entre Preescolar y 4º de EGB (6-11 años). Montañas de dibujos de todo tipo, que voy a ir colgando ahora con unas alcayatas en este espacio. Para darle contraste a este Museo lleno de profesionales y grandes dibujantes aficionados, quedarán aquí para siempre algunos dibujos hechos por un tipo que a día de hoy, con 35 años, no ha mejorado demasiado en el aspecto artístico (bueno, ni en ningún otro…).

Por ejemplo, el elefante negro africano abatido de arriba, lo hice con 9 añitos. Y me pusieron un 8. La siguiente escena medieval ya deja claro mi interés por la violencia de ficción, y viene claramente fechada:

Y hablando de violencia, no sé de dónde sacaría la inspiración para la siguiente imagen, pero debió haber puesto en alerta al profesorado:

Otro de mis claros intereses eran las fantasías oníricas con monstruos imposibles, como queda claro en esta pieza de plastidecor on canvas, repleta de perturbadores detalles:

También en este paranoico dibujo, que incide en las obsesiones del artista: la violencia, las armas, los extraterrestres y las mascotas bizarras:

Esta imagen pudo responder perfectamente a la premisa del profesor de “dibuja tu casita ideal”:

A finales de los años ochenta, yo ya estaba tan obsesionado con los tebeos del Juez Dredd como ahora a comienzos de los diez:

Aquí más de mis obsesiones a los 11 años: los tebeos de narizones, la NBA y las perspectivas escherianas:

Un personaje de mi entera creación, Super Pérez. Cualquier parecido con Super López es pura coincidencia, señor juez:

En mi mente, la escena de Pinocho y la ballena se resolvía muy rápido, porque aquél disparaba rayos láser por los ojos:

Probablemente, este dibujico que hice a los 9 años estaba muy influido por mis innumerables horas de sobre-exposición al videojuego Abu Simbel, para Spectrum:

Ay, la prestoria, ese lugar lleno de monstruos armados y viajeros temporales adorado por todos los niños:


Sí, yo también coleccionaba pitufos de goma en los ochenta, y me aterrorizaban los pitufos negros mordedores:

Esta especie de oso dormiendo cómodamente la siesta podría ser algún personaje de Disney, o tal vez no (6 años):

Mi dominio del arte secuencial era perfecto, como muestra esta splash-page de la epopeya de terror sobrenatural “La casa encantada”:

Y mi pasión por los monstruos clásicos como Drácula (en perspectivas eternamente planas influidas por los arcades de videojuego y los dibujos animados de la época) también era inconmensurable, y también perdura:

Y en fin, que queda aquí para la posteridad una muestra de los dibujos de un niño normal que disfrutaba con los plastidecores y los rotus Carioca haciendo paisajes totalmente normales y corrientes como los que vemos por la ventana:

Espero que les haya gustado este Pequeño Muestrario de Niñerías. Disculpen la intromisión, y no aprendan nada de este talento desperdiciado.


Comentarios

  1. Luis Olmedo [dic 20, 13:05]

    jajajajaja Qué documentos más desgarradores.
    Ese Papá Pitufo tiene que ponerse a plan.

  2. stefany [nov 18, 18:04]

    este programanos permite estar informados de todolo que pasa con el internet etc

Deja un comentario

Recordar

Sobre Pequeño LdN



Archivo:

  • Listado de números
  • Mostrar columna

Créditos:

Un proyecto de Libro de notas

Dirección: Óscar Alarcia

Licencia Creative Commons.

Diseño del sitio: Óscar Villán

Programación: Juanjo Navarro

Mascota e ilustraciones de portada: Antonio G. de Santiago

Desarrollado con Textpattern


Contacto     Suscripción     Aviso legal


Suscripción por email:

Tu dirección de email: