Pequeño LdN


Mati y sus mateaventuras, por Clara Grima Ruiz y Raquel Garcia Ulldemolins

Me llamo Matemáticas, pero todos me llaman Mati, se ve que les da menos miedo y les gusta más. Aunque no me veas, estoy en todas partes y te puedo explicar el porqué de muchas cosas que están a tu alrededor. ¿Me acompañas? Tengo dos amigos muy curiosos, Sal y Ven, son hermanos y dueños de Gauss, el perro más listo de todos los perros. Estos dos amiguitos siempre están preguntando cosas y vendrán con nosotros en nuestras aventuras. Las mates de estas historias son cosa de Clara y los dibujos los hace Raquel.

Y ahora también podéis seguirnos en Mati, una profesora muy particular

Ganador del Premio al Mejor Blog en los premios 20Blogs 2011

Ganador del Premio al Mejor Blog de Educación los premios Bitácoras.com 2011

Ganador del Premio PRISMA 2013 al mejor sitio web de divulgación científica

También estamos en tu librería con Hasta el infinito y más allá

ATENCIÓN: NUEVOS CAPÍTULOS EN NAUKAS

39 miligramos y una estrella fugaz

Clara Grima Ruíz y Raquel Garcia Ulldemolins | 23 febrero 2013

A pesar de ser una noche invernal, no hacía demasiado frío y el cielo estaba totalmente despejado. Orión reinaba en el Sur custodiado por sus dos perros defendiéndose de la cornada del toro.

A través de Leo, Sal y Ven estaban embobados observando el planeta Júpiter situado junto a Aldeberán, la estrella rojiza que marca el ojo del toro. Mientras tanto, Mr. Green hablaba con Mati sobre la gran mancha roja de Júpiter, esa tormenta que lleva ahí al menos desde que Galileo Galilei observó el planeta gigante por primera vez, hace ya algo más de 400 años.

De repente, la curiosidad despertó en Sal:

—Mister Green, de las cuatro lunas que vemos en Júpiter, ¿cuál es Europa?

Mr.Green, echando un vistazo a la tabla de Júpiter lo consultó:

—Europa está a la izquierda de Júpiter, muy pegado.

—¿Y Ganímedes? —preguntó Ven.

—A la derecha de Júpiter, la más alejada —respondió Mister Green.

Mati, que también había echado un vistazo, preguntó:

—¿Y las otras dos?

Calixto es la que está alejada a la izquierda e Io a la derecha, junto al planeta —afirmó Mister Green.

Sal y Ven apartaron la vista de Leo y fueron a ver la tabla de las lunas de Júpiter donde se podía ver en un gráfico donde estaban en cada momento.

—¡Esta tabla parece una cadena de ADN! —exclamó el gafotas.

—No lo había pensado… pero sí —confirmó Mister Green —.Son así porque se trata de orbitas desplegadas a lo largo de un eje temporal.

Cuando todos miraban el planeta Júpiter a simple vista, una enorme estrella fugaz surcó los cielos. Surgió de la constelación de Leo, atravesó la Osa Mayor, después la Osa Menor y en Casiopea comenzó a apagarse para desaparecen en Andrómeda. En sus 4 segundos de luminosidad, desprendía un color verdoso. Sal y Ven se quedaron con la boca abierta. Incluso Gauss siguió la estrella fugaz con la mirada.

—¿Habéis visto, chicos? ¿A que ha sido alucinante? —preguntó Mati.

—¡Cómo mola! —gritaron Sal y Ven al unísono.

—Ha sido un meteoro enorme, ¡de los más brillantes que he visto! —dijo Mister Green.

Sal y Ven pusieron cara de poker. “¿Meteoro?”, se preguntaban.

—¿Qué diferencia hay entre un meteoro y una estrella fugaz? —preguntó el gafotas un tanto extrañado.

—Pues… ¡Ninguna! ¡Es lo mismo! —dijo Mister Green.

—¿Y entre un meteoro y un meteorito? —preguntó Ven.

Mister Green pensó unos segundos la respuesta para que fuera fácilmente comprensible porque para explicarlo, tendría que introducir algunos términos técnicos.

—Un meteoro es el efecto luminoso que produce un cuerpo, llamado meteoroide, al entrar en contacto con la atmósfera y un meteorito es cuando algún fragmento de ese meteoroide impacta contra la superficie de nuestro planeta.

—¿Cómo lo que sucedió en Rusia? —preguntó Mati.

—Sí, eso es —dijo Mister Green —. En ese caso, un gran meteoroide entró en la atmósfera, produjo un meteoro muy luminoso, el meteoroide estalló y un conjunto de pequeños meteoritos impactaron en la superficie.

—¿Y eso tuvo algo que ver con el asteroide que se acercó tanto a la Tierra? —preguntó Sal con expectación.

—No, no tuvo nada que ver —dijo Mister Green —: Pensadlo un momento: si el fragmento que produjo el meteoro en Rusia fuese un desprendimiento del asteroide, debería haber llegado un día después, o como muy pronto, el mismo día, pero no un día antes.

—¿Y cómo sabían cuándo iba a pasar el asteroide? —preguntó Ven.

La respuesta a esa pregunta la tenía la pelirroja:

—Porque cuando se observa un cuerpo y se marcan 3 posiciones lo suficientemente separadas, se puede trazar su órbita y por las leyes de Kepler se puede saber cuándo va a pasar por cada punto de su trayectoria.

—Entonces, ¿se sabe cuándo volverá a pasar? —preguntó Sal.

—Más o menos, porque al pasar tan cerca de la Tierra ha cambiado ligeramente su órbita y la están calculando de nuevo —dijo Mister Green.

Sal y Ven se quedaron pensando un momento para asimilar todo lo que habían aprendido. Pero la curiosidad abordó a Ven.

—¿Cómo era de grande el meteoroide que ha producido la estrella fugaz que acabamos de ver? ¿Como un balón de fútbol? —preguntó el pequeño.

—¡No! ¡Más pequeño! Como mucho… del tamaño de un garbanzo —respondió Mister Green.

—¿Tan pequeño? —preguntó Sal asombrado —¿Y las estrellas fugaces normales cómo son entonces? —añadió el gafotas.

—Tienen una masa de unos 39 miligramos y su tamaño es más o menos como el de un grano de arroz.

—¿Entonces por qué desprenden tanta luz? —preguntó Sal soprendido.

—Porque aunque sean tan pequeños, entran a la atmósfera a una velocidad de unos 200.000 Km/h, es decir, a unos 55 Km/segundo. El roce a esa velocidad hace que estallen, y como van tan rápidos, dejan la estela que vemos. Y si estamos muy atentos, hay silencio y el meteoroide es lo suficientemente grande, podemos oír la explosión que produce, pero muy débil porque tiene lugar a unos 70 Km de altura.

Tras saber cuánto pesan los meteoroides, Mati planteó una pregunta en la misma línea:

—Y un meteorito, ¿cuánto pesa? —dijo.

—Un meteorito del tamaño de un balón de fútbol puede llegar a pesar unos 39 Kg, pero meteoritos más grandes pueden pesar unas 39.000 toneladas, incluso más, aunque al impactar suelen quedar hechos pedazos —dijo Mister Green.

—¿Y un asteroide? —dijo Ven.

—Muchísimo más… Unas 39 millones de toneladas —aclaró Mister Green.

El gafotas quedó pensando en la magnitud de ese valor, pero se perdió en sus cálculos. ¡Era un número muy grande!

—Mister Green, yo lo que quiero ver es un cometa ¿Cuándo podré ver uno? —dijo Ven.

—¡Estás de suerte! En marzo podrás ver a simple vista el cometa C/2011 L4 PanStarrs, ¡lo podrás ver sin problemas!.

—¡Toma, toma, toma! ¡Cómo mola! ¡Yo quiero verlo! —exclamó Ven.

—¡Toma, y yo! —añadió el gafotas.

—Pero… —comenzó Mister Green.

—No me gustan los “peros” —dijo Sal interrumpiendo —seguro que tiene trampa lo de ver el cometa.

—Este “pero” te va a gustar, Sal —dijo Mister Green.

Entonces Sal, Ven, Mati e incluso Gauss centraron toda su atención en Mister Green, como preludio de una buena noticia.

—A finales de noviembre nos visitará el cometa C/2012 S1 ISON y si las estimaciones son correctas, que parece que lo son, brillará más que la Luna y se podrá ver incluso de día. ¡Por la noche será un gran espectáculo!

Se hizo un silencio de varios segundos acompañado por una estrella fugaz, esta vez de un brillo mucho menor, que surcó el cielo también partiendo de Leo, pero tomando una trayectoria hacia Procyon, la estrella más brillante del Can Menor. Al paso de esta estrella fugaz, Ven rompió el silencio:

—Mister Green, cada vez que pasa una estrella fugaz, ¿puedo pedir un deseo?

—¡Claro! —dijo Mister Green —El secreto está en decirlo en voz alta para que lo escuche Mati, Sal o yo y podamos hacerlo realidad.

FIN

Pues sí, hoy también hemos tenido el honor de que Mr. Green nos visite y nos cuente esta historia maravillosa sobre meteoros, meteoritos, asteroides y estrellas fugaces. Si quieres aprender más cosas con él, con Mr.Green, te recomiendo que te des un paseo por su blog, te va a encantar.

No queremos despedirnos sin anunciaros que muy pronto, el 12 de Marzo, nuestro libro Hasta el infinito y más allá estará en las librerías, cargadito de mateaventuras.

Volvemos pronto con más historias, no dejéis de mirar al cielo… ni de soñar.

MATI


Comentarios

  1. jesus [mar 1, 05:19]

    Me ha gustado y sorprendido mucho vuestro blog. Te invito a que visites el mío: cosmologiapunta.blogspot.com
    espero que os impresione. Estoy en cuarto de primaria y lo he hecho para el cole.

  2. Perros [may 11, 01:29]

    Me encanta, es un blog estupendo para aprender. Gracias

  3. Rocío [may 22, 04:06]

    Yo odiaba las mates y desde que me recomendaron a Mati veo las mates de otra manera.
    ¡VIVA MATI, SAL, VEN; Y POR SUPUESTO GAUSS!

  4. Alba [nov 27, 17:59]

    esto esta muy bien

Deja un comentario

Recordar

Sobre Pequeño LdN



Archivo:

  • Listado de números
  • Mostrar columna

Créditos:

Un proyecto de Libro de notas

Dirección: Óscar Alarcia

Licencia Creative Commons.

Diseño del sitio: Óscar Villán

Programación: Juanjo Navarro

Mascota e ilustraciones de portada: Antonio G. de Santiago

Desarrollado con Textpattern


Contacto     Suscripción     Aviso legal


Suscripción por email:

Tu dirección de email: